Una conferencia en Costa Rica


Infidelidad Una conferencia en Costa Rica Un día me informaron que debía hacer un rápido viaje de tres días a Costa Rica, representando a nuestro estudio en una breve conferencia.
Consulté con mi amiga Helena, pero me dijo que los jefes le habían designado a ella otro viaje a Cuba para la próxima semana, Sonrió diciéndome que no iba a perderse la oportunidad de hacerse coger por algún negro bien dotado. Además agregó que, aprovechando mi ausencia, la muy turra también iba a tratar de cogerse a mi fiel esposo?
La tarde anterior a mi partida, arrastré a Víctor hasta la cama y tuvimos sexo salvaje, hasta quedar ambos agotados. Le hice prometer que me sería fiel en mi ausencia y me aseguró que, con semejante cogida a modo de despedida, no le quedaba energía ni siquiera para mirar a otra mujer?
Al día siguiente Víctor me llevó al aeropuerto. Al llegar a destino ya era casi de noche. Luego de cenar en el lobby del hotel me presenté en la recepción, para recibir la primera sorpresa: Cada habitación estaba asignada para ser compartida por dos personas. En mi caso, me correspondía una mujer Costarricense, más joven que yo?
La segunda sorpresa me la llevé al llegar a la habitación, para encontrar que la cama a compartir era matrimonial?
Un rato después de encontrarme instalada, llegó mi compañera de cuarto.
Era una hermosa mujer negra, de unos treinta años, con un rostro muy sensual y un cuerpo escultural; unas redondas tetas bien firmes y unas torneadas e interminables piernas matadoras. Nos presentamos y ella, Maritza, me preguntó si yo tenía algún problema en compartir la cama; a lo que respondí que, por mi parte, estaba todo bien.
Maritza me cedió el primer lugar para darme una ducha refrescante. Salí del baño envuelta en una gran toalla, mientras miraba de reojo a la escultural negra desnudarse en el borde de la cama.
Su cuerpo desnudo me provocó cierta leve humedad entre los muslos. No podía creer que otra mujer pudiera causarme semejante calentura. Maritza se dio cuenta de que la estaba mirando ahora sin disimulo y se puso de pie completamente desnuda para dirigirse al baño, pasando a mi lado con una sonrisa lujuriosa pintada en sus labios?
Yo me quité la toalla y me acosté en la cama desnuda, para relajarme después del cansancio que me había provocado el ajetreo del viaje.
Un rato después reapareció Maritza en la habitación, otra vez desnuda.
Mientras ella secaba su cuerpo con una toalla, yo no podía quitarle la vista de encima. Sus tetas eran naturales y perfectamente erguidas. Sus piernas firmes e interminables. El trasero redondo y el pubis totalmente depilado.
Maritza giró su cabeza y me preguntó si me gustaba lo que veía. Me hice un poco la desentendida, pero ella insistió y entonces le dije que su cuerpo era hermoso y perfecto. Ella sonrió y yo sentí que la humedad entre mis labios vaginales empezaba otra vez a aparecer?
Luego encendió una tenue lámpara junto a su lado de la cama y se deslizó entre las sábanas junto a mí. Pude sentir su cuerpo rozando apenas el mío y eso me provocó una nueva oleada de humedad entre mis muslos.
Giró hacia mí y trató de entablar conversación, dirigiéndose muy rápidamente a temas sexuales?
Yo mentí sobre la cantidad de amantes que había tenido y ella se sorprendió cuando le conté que solo había disfrutado apenas de un par de vergas diferentes a la de mi esposo?
Entonces me preguntó si había probado alguna vez una verga negra y por supuesto volví a mentirle, diciendo que jamás se me había cruzado por la cabeza dejarme coger por un negro?
Maritza me dijo que podría presentarme a su esposo, un hombre de color ébano, con una verga tan grande que a ella no le cabía entre sus dos manos?
Le agradecí la propuesta, diciéndole que yo tenía una vagina muy estrecha y eso podría dolerme demasiado y lastimarme también.
Le di las buenas noches y giré de mi lado, cerrando mis ojos para tratar de conciliar el sueño.
Ella apagó la luz y unos instantes después, sentí su depilado pubis rozando contra mis nalgas con cierta insistencia, a la vez que sus manos acariciaban mis pezones desde atrás?
Me giré boca arriba y entonces Maritza deslizó su mano entre mis muslos ya entreabiertos, llegando enseguida a mis labios vaginales y acariciando mi clítoris ya inflamado?
Ella se arrodilló sobre la cama y luego montó sobre mi cuerpo, ubicando su pubis a la altura del mío. Entonces comenzó a refregar sus labios vaginales contra los míos, haciéndome delirar de calentura?
Estuvo así durante varios minutos, hasta que tensé mi espalda y acabé en un sonoro orgasmo, gritado a toda voz, mientras una especie de cosquilleo eléctrico recorría mi cuerpo.
Maritza sonrió y entonces avanzó de rodillas hacia mi cara, ofreciéndole su depilada concha a mis sedientos labios. Saqué mi lengua y comencé a lamer y a chupar esa exquisita y delicada concha: mientras la mujer negra se retorcía de placer. Casi enseguida aulló salvajemente y acabó entre mis labios, que no podían dejar de lamer esa maravilla?
Maritza dejó de temblar y se recostó a mi lado nuevamente, comenzando a recorrer mi cuerpo con sus manos. Volvió a meter sus dedos muy profundamente en mi vagina y me tocó hasta hacerme acabar otra vez?
Antes de besarme y desearme las buenas noches, me dijo que yo definitivamente debería conocer a su bien dotado esposo?
A la mañana siguiente, al salir de la ducha, encontré a Maritza hablando por teléfono. Tenía cara de preocupación. Al cortar me dijo que había surgido un problema familiar y debía regresar a su ciudad. Me aseguró que trataría de estar de vuelta para el último día de la conferencia?
Me despedí de ella con unos tremendos besos de lengua y luego me dirigí al salón en el mismo hotel donde se realizaba el ciclo de conferencias.
El lugar estaba completamente vacío, así que elegí un buen lugar y me senté a esperar al resto de los participantes. Un par de minutos después llegó un hombre negro, con su cabeza calva; era alto y atlético. Una verdadera estampa de macho viril? Lo más llamativo era el color de su piel; casi azul en vez de negra?
Me saludó, observándome de pies a cabeza; se acercó y se sentó a mi lado; presentándose como Ismael. Me dijo que era local, de otra ciudad Costarricense y que él iba a abrir la primera sesión de la conferencia.
Conversamos amenamente por unos minutos, hasta que se inició la charla con todos los demás presentes. Mientras Ismael hablaba, noté que me sonreía y fijaba su vista en mis torneadas piernas?
Al finalizar la charla espere ver que salieran todos y me paré frente a él; esperando su reacción. El enorme negro azulado se acercó, colocando su pesada mano sobre mi cintura y deslizándola suavemente por mis caderas.
Me miró a los ojos y me invitó a almorzar en la orilla de la playa.

Sugirió que nos vistiéramos con ropa más cómoda; así que nos dirigimos a nuestras habitaciones. Mientras me duchaba, me masturbé imaginando el tamaño de la verga que calzaría ese negro entre sus piernas y lo bueno que sería tenerla entre las mías?
Me vestí como para despertar la lujuria de ese gigantesco macho negro, me coloqué una diminuta tanga que apenas cubría mis labios vaginales bien depilados y un breve corpiño que apenas podía contener mis pezones erectos por la excitación. Un pareo con un tajo al costado y una blusa de algodón anudada a la cintura completaban mi atuendo playero.
Al llegar al lugar Ismael ya estaba sentado esperándome. Al verme se puso de pie y su imagen me impactó y excitó a la vez; ya que su vestimenta resaltaba todos sus atributos físicos.
Ismael llevaba puesta una camiseta negra sin mangas muy ceñida a su cuerpo, que mostraba sus pectorales bien definidos, brazos musculosos.
Miré con disimulo hacia abajo y pude apreciar el tremendo bulto que calzaba dentro de sus ajustados shorts de baño. Mi concha se humedeció al instante?
Almorzamos frugalmente porque hacía demasiado calor y pude comprobar que existía una cierta química entre nosotros. Yo ya me había propuesto a mí misma coger con ese monumento de ébano; pero él ni siquiera lo insinuaba. Luego del almuerzo, de repente me propuso entrar al mar para refrescarnos. Acepté encantada, mientras me levantaba para quitarme la blusa y el pareo.
Ismael también se puso de pie y se quitó su camiseta y sus shorts de baño, quedando solamente vestido con una especie de taparrabos bastante diminuto, que dejaba apreciar el increíble tamaño de su serpiente negra enrollada.
No pude evitar dejar de mirar ese enorme bulto y el negro se dio cuenta. Sonrió y cambió de tema, diciéndome que mi tanga tan pequeña me sentaba muy bien.
Sentí que mi piel se erizaba y mi concha se humedecía del todo; mis piernas flaquearon y tuve que sostenerme de la silla para no caer al suelo?
Al igual que yo; Ismael no había apartado la vista de mi cuerpo, mientras me quitaba la blusa y el pareo. Mi tanga era apenas un hilo dental que se perdía entre mis firmes cachetes. Estaba prácticamente desnuda frente a ese hombre.
Caminamos hasta la orilla del mar y entramos al agua.
Después de nadar un rato, decidí salir a tomar un poco de sol.
Ismael me siguió, seguramente disfrutando desde atrás el balanceo de mis caderas y el ritmo que eso le daba a mis nalgas casi desnudas. Volví a sentirme empapada por dentro, mientras pensaba en la verga del negro.
Me senté en una toalla y saqué un pote de crema protectora para untarme la piel. Ismael cayó de rodillas a mi lado y me ofreció pasarme crema por mi espalda.
Al alcanzarle el pote, mi cara quedó a unos centímetros de su tremendo bulto erecto. Podía ver perfectamente el contorno de esa verga, ocasionado por su slip mojado.
En vez de colocarse a mis espaldas, Ismael se inclinó sobre mi cuerpo tendido y entonces su bulto volvió a quedar muy cerca de mi rostro.
Sentí sus poderosas manos acariciar con crema mi espalda y comencé a gemir muy suavemente, tratando de que él no lo notara. Pero al parecer, yo no era la única que se había excitado con esa situación, ya que su bulto repentinamente había aumentado de tamaño?
Yo tenía ganas de sacarlo de su slip, de acariciarlo, lamerlo y morderlo; pero me contuve. No quería que ese negro me viera como a una puta?
Entonces abrí suavemente mis muslo, como invitándolo. Le dije que también podía untarme las piernas, si lo deseaba. De repente sus manos saltaron de mi espalda a hasta las pantorrillas sin tocar mis nalgas.

Las deslizó suave y lentamente hasta llegar a mis muslos, comenzó un frenético masaje al interior de ellos, en varias ocasiones la punta de sus dedos rozaron sobre la diminuta tela que cubría mi raja húmeda?
Yo estaba empezando a desesperarme, porque ya sabía lo que venía... Estuve a punto de gritarle que me cogiera de una buena vez; pero no lo hice: se lo di a entender, separando mi vientre de la arena para levantar mi culo.
Ismael lo captó muy bien, colocando sus enormes manos sobre mis nalgas; abriéndolas ampliamente y apretándolas.
De repente me sentí al borde de un orgasmo y entonces decidí detener todo eso, ofreciéndole volver a nadar otro rato. Ismael aceptó sonriendo.
Luego de nadar un buen rato y lograr calmar mi tremenda calentura; le propuse a Ismael ir por otro trago al bar.
Estuvimos conversando un largo rato, rozando nuestras rodillas con disimulo; hasta que sentí una de sus gruesas manos posarse en mi muslo.
Me acarició el interior de mis muslos hasta llegar a la tela de mi tanga. Entonces por fin me propuso ir a su habitación.
Al estar solos se quitó su camiseta y me atrajo hacia su cuerpo; desprendiendo mi pareo de un rápido tirón. Volvía quedar casi desnuda frente a él; pero ahora estaba envuelta entre sus musculosos brazos?
Me comió la boca mientras me desprendía el corpiño de mi tanga. Me pasó la lengua por mis tetas, logrando que mis pezones quedaran erectos hasta casi estallar.
Yo comencé a gemir, pidiendo a gritos más, pero al mismo tiempo lo simulaba que intentaba rechazarlo, diciéndole que era una mujer casada?.

Ignorando mis falsas negativas él metió su mano en mi entrepierna y con sus dedos comenzó a masajear mi pubis: hasta que de golpe jaló del lazo que sujetaba mi hilo dental y lo dejó suelto, para que cayera al piso.
Allí estábamos los dos de pie, acariciándonos. Y estaba completamente desnuda y ese negro hermoso solamente con su slip.
Comenzamos a frotarnos, sintiendo que cada vez su palo se endurecía más y más contra mis labios vaginales?
De repente me separé de su abrazo y descendí sobre su cuerpo, lamiendo cada parte hasta llegar a su slip. Lo arranqué de su cuerpo con cierta desesperación y me maravillé cuando su verga negra saltó al encuentro de mis labios?
Era algo descomunal; muy venosa y completamente tiesa. El glande era bastante grueso?
Ismael gemía despacio, sintiendo el calor de mi boca alrededor de su endurecida verga. Sorpresivamente apartó mi cabeza y tomando esa serpiente enorme con una de sus manos, descargó sobre mi cara todo su semen caliente y viscoso, mientras aullaba de placer.
Acariciando mi cabello dulcemente, me dijo que nos diéramos una ducha.
Acepté su invitación, aunque mi concha pedía a gritos esa verga negra?
Entramos juntos a la ducha; me enjabonó todo el cuerpo, mientras yo me dedicaba a acariciar su enorme serpiente hasta lograr que despertara del todo y se irguiera ante mí. Entonces lo miré a los ojos y le supliqué que me cogiera, que terminara por fin con mi tremenda calentura?
Entonces Ismael no perdió tiempo en complacer mi ruego. Me tomó por la cintura, me dio vuelta llevándome contra la pared, quedando mi culo frente a su verga. Mi concha ardiente comenzó a destilar fluidos, imaginando lo que se venía. Apoyé mis manos en la pared, para aguantar las embestidas que imaginaba me iba a dar ese negro gigantesco?
Me sentía enfebrecida, enloquecida a punto de un orgasmo, mientras meneaba mis nalgas hacia atrás, buscando su dura verga negra?
Ismael volvió a aferrarme por la cintura y me atrajo hacia su cuerpo, haciéndome sentir su palo enorme entre mi raja. Sus dientes mordieron con suavidad mis hombros y mi cuello, a la vez que restregaba su verga entre mis nalgas.

Luego colocó sus manos por debajo de mis nalgas, tratando de separarlas y al mismo acercó sus labios a mi oído para susúrrame que iba a cogerme bien duro.
Me volví loca de pasión y le grité que me cogiera, que no tuviera nada de compasión conmigo; que usara mi cuerpo a su antojo y a su placer?
Entonces sentí el calor de su glande deslizándose lentamente entre mis labios vaginales, que se dilataron enseguida, tratando de tragarse toda esa enorme serpiente negra?
Cuando casi estaba por acabar, él me tomo por la cintura para apoyarse, flexionando sus piernas y apuntando su tronco en la entrada de mi concha. Sin anestesia me clavó entera su verga, haciéndome soltar un grito de dolor. Se detuvo por unos segundos; la sacó de mi cuerpo y sin darme tiempo a respirar, me la metió a fondo otra vez, en una sola embestida.
Apenas un minuto después, mi cuerpo estalló en un orgasmo muy intenso y muy audible, ya que vacié todo el aire de mis pulmones al aullar como perra
Mientras yo gemía acabando y pidiendo más y más; Ismael comenzó a perforarme la concha con mucho más ímpetu todavía; arrancándome alaridos de placer y dolor al mismo tiempo?
De repente colocó sus manos en la parte posterior de mis muslos, me levantó como si fuera una pluma y me hizo descender sobre su tiesa verga negra, haciéndome empalar sobre ella. La sensación fue tremenda?
Su acabada dentro de mi vagina me provocó un nuevo orgasmo.
Salimos de la ducha y sin secarnos la piel caímos sobre la cama.
Con los ojos cerrados, enloquecida de placer, sentía como su lengua saboreaba la piel de mis senos, lamiendo mis pezones endurecidos, mis hombros y mi cuello.
De repente me levantó en vilo. Imaginé lo que quería y me colgué de ese cuello grueso, mientras rodeaba su cintura con mis piernas.
Mi delicada vagina quedó a su merced. Me levantó un poco más y entonces pude sentir su gruesa poronga entrando otra vez en mi cuerpo.
Luego me sostuvo entre sus manos y me dejó caer sobre su tremenda verga negra, haciendo que me empalara en ella hasta el fondo.
Mi negro Ismael me cogió sin darme respiro durante casi toda la noche, en todas las posiciones imaginables. Pude sentir que él acababa siete veces dentro de mi cuerpo; pero yo perdí la cuenta de mis propios orgasmos?
Sobre el final mi dolorida y satisfecha vagina ya no soportaba más embates; pero el negro continuaba al palo. Me hizo colocar a cuatro patas y me lubricó con su saliva mi estrecha entrada anal. Muy despacio me fue sodomizando, haciéndome ver las estrellas mientras hundía mi cara en la almohada y aullaba de dolor?
Finalmente caímos rendidos, tumbados uno junto al otro en esa espaciosa cama, nuestros cuerpos agotados y cubiertos en sudor?
A media mañana desperté y me encontré sola en la habitación de Ismael.
Bajé al lobby para desayunar y allí me encontré una agradable sorpresa, al ver a Maritza sentada a una mesa con un hombre. Mi hermosa negra sonrió al ver que me acercaba a ella y me presentó a su acompañante, diciendo que era su marido.
Me quise morir cuando miré al hombre negro que estaba con ella y ví que era el mismo Ismael que me había robado incontables orgasmos durante toda la noche.
Ismael se puso de pie como un perfecto caballero y me tendió la mano, como si nunca nos hubiésemos conocido. Me invitaron a compartir su mesa para desayunar y un rato después Ismael se excusó; levantándose para dirigirse a conversar con las personas que habían organizado el evento?
Maritza sonrió y me agradeció que yo le hubiese permitido a su marido sodomizarme a su antojo. Me confesó que ella nunca había podido entregarle el culo totalmente, porque lo tenía demasiado estrecho y siempre terminaba con desgarros; ya que Ismael la cogía de manera brutal...
Me hice la desentendida y le pregunté por qué se imaginaba ella que su esposo me había dado por el culo.
Maritza largó una sonora carcajada y me dijo que yo ahora caminaba de la misma manera graciosa que ella, cada vez que le permitía a Ismael gozar de su entrada trasera?



Comentarios para Perú chicas bonitas

Busco gente para conocer, novio tambien. Avellaneda - Buenos Aires - Argentina
Hola. Mi nombre es Giselle, tengo 20 años. Soy una chica trans, en periodo de tratamiento hormonal, con el objetivo de llegar a la operacion. trabajo en un estudio contable y estudio comedia musical. Estoy buscando Novio, es decir, algo serio. No Busco algo ocasional. Que sean chicos de 18 a 25 años de edad. Si estas interesado contactame. Besos!
Bsco mujer caliente con ganas de pasarla mas que bien Chivilcoy - Buenos Aires - Argentina
BUSCO UNA MUJER CALIENTE EN LA CAMA NO BSCO MODELOS SOLO PLACER ABSOLUTA COB MUCHAS GANAS DE DISFRUTAR DE UN BUEN SEXO SOY RUBIO DE OJOS CLAROS MIDO 1.76 TEZ BLANCA TENGO 42 MUY CALIENTE Y FOGOZO NO ME INTERESA EL FISICO NI LA EDAD QUE TENGAS SOLO QUE TENGAS GANAS DE MUCHO SEXO DEL BUENO QUE NUESTROS CUERPOS SE PRENDAN FUEGO EN LA CAMA SIN LIMITES NI PREJUICIOS SI TE INTERESA ESPERO TU RESPUESTA BESOS
Quiero conocer a alguien.. General Pico - La Pampa - Argentina
Necesito a alguien que me quiera acompañar en la vida porq me siento muy sola :( ... En mi vida tuve novio pero solo fue una relacion cortita nada mas. Ademas no estuve con ningun chico desde hace mucho tiempo ya q no salgo muy seguido ni conoci a nadie y bue.. Ahora estoy probando la suerte de conocer a alguien por aca... Tengo ojos marrones y pelo de color castaño. Tez blanca. De estatura baja. Delgada. Timida.
Busco conocer a alguien Deán Funes - Córdoba - Argentina
hola me llamo cristian me gustaria conocer a alguien ya sea para algo estable u ocasional, tengo 24 años soy alto de ojos color miel, trigueño, buena onda sin rollos, y tengo un buen pasar economico, un beso a todas las bellezas que lean esto y espero sus msj....facha868@hotmail.com
Gabriela, simpatica, atrevida y con ganas de conocer a alguien Recoleta - Capital Federal - Argentina
Soy simpatica, algo atrevia y atractiva. Mido 1.73 y peso 60 kilitos, asi que no estoy nada mal (o eso dicen) castaña, con los ojos oscuros y piel mas o menos morena. Busco un hombre para fantasear y mantener relaciones por mail, es decir por internet. No busco conocer a nadie personalmente en principio, ni llamadas telefonicas, aunque el micro del pc hace mucho.... Tengo fotos mias en internet para que me podais conocer os dejo la direccion http://gabryela.kickme.to
Si te considerás un chico bien Recoleta - Capital Federal - Argentina
Educado y de buen nivel cultural. Que no te consideres un nene de mamá a pesar de tener entre 20 y 25 años. Que tus objetivos profesionales sean altos y también tus intereses. Si te va conocerme, tengo 42. Primero nos juntamos a conversar y luego vemos si hay onda. Enviame tu foto si es que te bancás mantener una relación con alguien mayor.
Hola soy florencia deseo conocer chicos copados para pasarla bien Constitución - Capital Federal - Argentina
Hola a todos, me llamo Florencia, estoy soltera y busco conocer chicos hasta 35 años, no importa si son de lindo cuerpo, solo quiero pasarla bien, les dejo mi mail a los que quieran contactarme. Besos a todos y espero recibir muchos mensajes.... flopysexy2007@gmail.com
miguel
lima - peru soy joven de 27 me gustaria saver tu precio por hora por media unmesaje dekame 991153513 ...
miguel
lima - peru ola preciosa quiero ten r algo riko contigo me gusta un chorro soy de santa anita dekame tunumero mio es ...
Ghiro aaron duque rimaicuna
Piura - Peru Hola soy ghiro tengo edad 22 Busca gorda Donde mercado biblioceta ...
FELIX
LIMA - peru HOLA COMO ESTAN BUENAS TARDES..SOY ROGER TENGO 34 AÑOS ME GUSTARIA CONOCER A ESTA DAMA DEL VIDEO Y SI ES ...
felix
lima - peru busco señoras de 35 a 65 no importa fisico solo mujeres decididas,,discrecion educaion..watssap--924525765 ...
Lucio
huanuco - perú soy. Lucio Valderrama de huanuco busco una relación sería alguien sñta de 18 a 20 mi núm.942759031 ...
perucaliente.net - 2016 Mujeres casadas con webcam buscando hombres para sexo.