PLACER EN EL PUERTO DE COLONIA.


Infidelidad PLACER EN EL PUERTO DE COLONIA. Ya había pasado la temporada de regatas en Punta del Este, la Buenos Aires-Punta, la carrera alrededor de la isla, la recepción en el Conrad, ya los barcos descansaban en el puerto de Colonia, todos juntos, con las proas sujetas al muelle y las popas a anclas y pesos muertos, por si venía una sudestada.

En un galpón seis hombres, serenos y guardianes, jugaban al truco y bebían cervezas.

Soy Silvina, había ido con mi marido a pagar unos arreglos del velero y les cuento lo que vi y viví.

En el hotel del puerto de Colonia, María Marta sudaba a pesar del aire acondicionado. Había terminado su trabajo de asesora en un evento. Así que se había sacado los tacones, tirado la blusa, las medias y la falda. Se dio una ducha bien fría y se sentó a tomar un trago frente al balcón del cuarto que da a la marina en el Hotel completamente desnuda, con el pelo suelto y todavía mojado. Calor, calor? y la pesadez del aire.

MM. Los clientes habían vuelto a Buenos Aires, y la dama, esa pose de profesional seria y burguesita, se fue aflojando. Había hecho un buen trabajo. Con el cabello mojado por el baño, desparramada en el sillón, las manos jugando en los pezones y los labios cerraditos de mi vulva me sentía plena.

MM. Llamé a mama para avisarle que mañana estaría en casa y me serví otro trago, la nena, tengo 50 años, siempre se reporta.

MM. El deseo no sé cómo te viene, no lo puedo explicar, de repente me di cuenta que el vaso helado jugaba sobre la corona de mis pechos, y mi otra mano sin haber recibido una orden racional, se desplazaba como un suplicio abriendo mis labios vaginales.

SILVINA. Era esa llama del deseo que sentimos los libidinosos, sin poder evitarlo todo su vientre se contorsionaba de deseo, su vagina rezumaba sus fluidos, sentía que necesitaba ser penetrada, ansiaba ser sodomizada, sus labios sorbían sólo aire entrecortado.

MM. Llega esa necesidad de loba en celo que me castiga como un estigma pero es la razón de mi vida y fuente de mis goces.

MM. Contrólate ? Marta me dije, no seas puta ? como si fuera la voz de mi madre, regañándome cuando me desbarato por el deseo, o no puedo disimular mi calentura y miro a los machos como queriendo ser tragada, pero mi mano sin obedecerme jugaba plácidamente con sus dedos dentro de mi vulva, húmeda, picosa y abierta.

MM La otra mano había dejado el vaso y palpaba fuerte los pechos, afanosa y retorciéndolos, hasta hacerme doler. Me estaba gozando a mí misma con goce y no quería parar.

MM. Un hielo del ?drink? pidió permiso a mi libido, atrevida imaginación y se introdujo en mi concha, lo sentía como se derretía dentro de mí. y me dieron escalofríos. Delirio? mmm vida, vida.

La mayoría de la veces, esas olas de deseo que llegan de repente, se quedan en placenteras sensaciones y nada más. El momento, la situación la compañía las terminan en una placentera paja, o en ganas que dejas para después y no concretas por tus frenos sociales. Solo me libero entrando en Hamsters mi página amiga donde encuentro libidinoso como yo y termino con una gloriosa paja mirando videos y subiendo fotos e historias.

MM. No es ganas de un hombre o una mujer, No¡¡¡ es otra cosa más salvaje, no es una relación que termina en una cama, es ganas de todos los sementales, todos los placeres , de ser poseída vandálicamente por desconocidos, es la necesidad de semen, esa energía liquida, para poder alimentarme y recarga mis baterias.

MM. Es una feromona que se esparce en el aire y sentís que los sementales te clavan con sus miradas de deseo, una enfermedad que solo se cura con esperma, una adicción que sabes vas a volver a sentir a los pocos días, y quieres todos los hombres que has conocido, reales e imaginarios observando cómo te entregas al ritual de la sumisión absoluta que te deseen y te agarre.

Estaba sola en una ciudad que ni me conoce, mis frenos morales y sociales se desvanecieron, tenía hambre de machos -?perdón mama?? me dije ? necesito hacer gozar o no puedo respirar, me muero.

MM. Busque algo bien provocativo para ponerme, quería salir de joda, necesitaba sufrir y gozar, ofrecerme a las fieras y hacerlos desear devórame. Dejarlos sin una gota de esperma, todo para mí. Pero más de uno, varios un escalofrío de placer recorrió mi espina dorsal mmmm y mi conchita se estremeció temblorosa.

Se "vistió con una blusa fina, casi traslúcida que dejaba admirar sus pezones sin sostén, una falda ajustada de lycra, color negro, de tiro muy bajo y tan corta que dejaba sus hermosos muslos y la mitad de sus nalgas al aire. Un fino saco largo tapaba esa procaz vestimenta.

MM. Había visto por la ventana en la marina, un galpón donde habían entrado varios hombres y mi amiga Silvina, Argentina de Barrio Norte, mujer, elegante, bella y bien vestida. Ella y su marido Billy, los Panardientes nos conocíamos bien. Unos libidinosos de club de intercambios de parejas con los que más de una vez había compartido la cama.

Nos habíamos cruzado a la hora del almuerzo en el hotel y nos habíamos saludado, bromeando sobre sexo nuestra pasión de vida.

Silvina. Decime Bily esa nos es Martita, le dije a mi marido en el comedor. El a miro con deseo y dijo si es la puntita? Me acerque por detrás y la tome por la cintura. Ella se dio vuelta con sorpresa, nos besamos nos acariciamos y cambiamos unas palabras. Le dije ? si quieres tenemos fiesta esta noche en el puerto. Amarra 25 eso de las 10 si gustas te espero, y nos depedimos con un beso.

Martita estaba casi pronta. Bajo la pollera, nada impedía que el aire acariciara su vagina y sus nalgas.

MM. Me pasé aceite de bebe dentro de la vagina, lo que me dejo un aroma a almendras exquisito y vaselina en mi culito bien adentro para favorecer la dilatación, no quería que me lastimaran y eso me permitiría bancar los primeros embates si encontraba los machos y el placer.

MM; Baje del hotel y me dirigí caminado por la marina hasta el galpón, agitada y infibulada como una autómata, meneando mis caderas sugerente y provocativa.

Vio la luz y fue atraída como si ese galpón fuera un poderoso imán. Cuando entró, los hombres, sorprendidos, dejaron los naipes para mirar esa mujer.

MM. Entre -Todos se dieron vuelta para mirarme, - Mi amiga Silvina en una silla, su marido junto a ella y los hombres tomando mate y jugando a los naipes.

MM. Hola Martita - me dijo Silvina ? la primera en reaccionar ? me miro a los ojos, yo me mordí los labios - y comprendió la situación, echar un vistazo a su marido y este cómplice con un brillo morboso, entendió también la situación, una hembra en llamas se estaba regalando suplicando placer.

MM. Puedo mirar el juego? ? dije ? con vos sexi y de bebota tonta.

Un hombre, solícito le acercó una silla y la Marta, al sentarse, se quitó el saco. Las miradas de los hombres denunciaban su arrobo y su lujuria.

MM. Dios, temblaba de pánico y lujuria, los recorrí uno a uno observando su complexión, dos jóvenes casi muchachones, un viejo de barba blanca y tres tipos maduros me penetraban con sus miradas. Los Panandiertes sonreían y Silvina dominante controlaba la situación con las piernas cruzadas y un cigarrillo jugando en su mano, mientras su marido me sonreía cómplice sabido como terminaría todo, o por lo menos como continuaría?

Silvina brindo, con una sonrisa cómplice tomó una copa y bebió, llevando a sus labios la parte de la copa que tenía marca de los labios de un custodio.

MM. Alguien me alcanzó una copa con vino, pase mi legua por el borde de la copa, sorbiendo los rastros de saliva que había dejado uno de los hombres en ella.

Señores dijo ella, esta dama está aquí para vuestro pacer, pueden hacer de ella lo que quieran y apuesto a que se los coge a todos ? dijo Silvina.-
Ese comentario, como una orden, desató la acción desesperada, cuasi violenta de los hombres.

MM. Yo desafiante, abrí un poco mis piernas, mientras ella me tomaba la mano, como se lleva una niñita a la escuela. Su marido junto a ella, saco su pene y comenzó a masturbarse, gozando el festín

El primero estiró la mano, la metió bajo la falda y se encontró con esa concha empapada y desnuda. Se puso de rodillas y levantando la falda metió su boca en la entrepierna de Maríamarta.

Otro levantó su remerita y comenzó a chupar sus tetas como si fuera un bebé goloso.

Silvina con una mano le acariciaba el pelo, diciéndome ya vienen mamita, ya viene ? y con la otra masturbaba a su marido, que gozaba como yo la situación.

MM. Dios, uno de los machos metió su lenguaje en mi vagina que choraba de deseo, los labios se abrieron a esa carne áspera y vivaz, ávida y juguetona.

MM. Sentía las manos callosas aprontado mis pechos y mis pezones me dolían por los retorcijones y sobadas, una, dos, tres, cuatro manos.

MM. Me alzaron entre varios, sentí como mi mano escapaba de la de Panardiente y me llevaron en andas hasta una lona verde y mugrienta que sería mi lecho.

Ya se perdieron los límites y se encontró el placer más instintivo de esa zorra en celo que es nuestra amiga.

MM. Hay madre¡¡¡ me tiraron en la lona y uno de los peones maduros me clavo sin piedad, aquella estaca enorme y dura abrió mi conchita de par en par, mandándose hasta los huevos dentro mío, estaba tan lubricada que aguante la penetración sin un grito de dolor, la quería y la necesitaba ? dame macho, dame le balbucee entre gemidos ?

MM. Dos centauros chupaban mis pechos que me dolían, con un dolor agudo y me daban un placer al límite y otro introdujo una pija celestial en mi boca con violencia, en un mete y saca brusco y placentero que me ahogaba. Chupe, chupe chupe con el placer de las chupa pija.

MM. Los Panardientes, el sentado en la silla gozaba la situación, mientras ella le sorbía arrodillada su pene. Pronto sentí que mi culito era empalado por una enorme pija, Dios, grite de delicia y dolor, las paredes de mi esfínter se dilataron dejando entrar sin remedio es boa en mis entrañas, que me socavaba. La sentí desplazarse por mi recto hasta el fondo, perforando mi lastimado culito. Comenzo un sale y entra a un ritmo frenético y desesperado que fue dejando paso del dolor desgargante al placer de ser sodomizada, anestesiada por la endorfina del deseo y el sexo.

MMMM. Delicia, me decía obscenidades - te voy a romper el culito puta, te lo voy a partir en dos puta - y me daba a mansalva yo le respondía ? hacerme tuya por favor, hacerme tuya ? entre sollozos y gemidos, otros reían y me decían palabrotas, y arrimaban sus penes a mi boca y la vagina. Fui perdiendo el sentido de la realidad, en un trance de electricidades que me corrían por la espían dorsal. Uno salía y entraba otro, a veces sentía un rio de esperma y líquido seminal que me aliviaba el ardor y otro solo notaba el cambio de pija. En mi cuerpo.

MM. Pronto se organizaron para cogerme, vejarme y hacerme su objeto de placer. Uno se tiraba en la lona me sentaba en su pica y penetrando mi culito. Otro entre mis piernas me daba por la vagina expuesta y sin defensas dejaba mi concha como una flor de tanta fricción y mete saca de la verga, y los otros se turaban con mi boca y mis senos dándome pija por todos mis orificios.

Silvia. Las mamadas, las dobles penetraciones, incluso dobles vaginales, anales. Hubo eyaculaciones sobre sus tetas, su cara y, fundamentalmente su boca. Para la hermosa y libidinosa mujer todo era parte de un verdadero maná celestial.

MM. Que placer, que placer Dios, ser poseída así, por esos hombres mientras los Panardientes se hacían una mamada paradisíaca, diosa o esclava, poseída o poseedora, ya no importaba solo placer y picor a pimentas del dolor?

Silvina. Unas lonas, propias del deporte de la navegación servían de depravado lecho para esa orgía de semen, gemidos, asentimientos, fluidos y sudores. Como la gozaban a mi niña, como enajenados.

Chupa puta le decía un guachi que ya la había acabado dos veces forzándola a lamer su pija ? puta, traga leche, mamona, cachetadas, pellizcos, penetraciones y vejámenes que mi princesa recibía con devoción sumisa.

MM. Me obligaron a arrastrarme en cuatro patas en rueda, mamándolos de a uno en uno.

Silvina. El lenguaje de ella y de sus penetradores era tremendamente soez y enardecedor. A un pedido propio de una prostituta desquiciada que efectuaba, era respondida por los machos con las peores palabrotas de los hombres sobre su naturaleza sexual.

El más viejo un marinero barbado la pidió para él solo, - la yegua ? quiero la gozadora dijo - no había participado en la cogida porque se ve que ya no lograba tener una erección, solo se la había hecho chupar dos o veces.

MM Dios, Trajo un tarro con una melaza o manteca derretida y me embadurno la concha mientras los gauchos me sujetaban por los brasos y las tetas.

MM. Silvina y Billy se tiraron a mi lado y me miraban fijamente mientras me arrullaban ? tranquila mamita. Tranquila - me decía ella y el lamia mis mejillas llorosas y sudadas.

MM. Mi vagina, anchada y colorada de tanta fricción en sus mucosas, fue derritiendo la manteca casi gelatinosa.

Entonces apareció el viejo con una berenjena.

MM. Dios el viejo tenía tremenda berenjena en su mano, la que fue apoyando mientras abría mis labios con la otra mano, Silvina lo asistía masajeando mi pelvis y jugando en el clítoris.

MM. La berenjena, enorme y gruesa empezó a entrar desgargante en mi vagina. MMM que locura, delirio, tortura, placer? Quería que parara, pero necesitaba que la enterrara en mi cuerpo. Grite y llore, los machos miraban azorados con una sonrisa incrédula que la rubiecita burguesa pudiera aguatar esa estaca en su cuerpo.

MM. Parecía que me rajaba en dos, la sentía toda en las paredes de mi vagina, empezó a moverla suavemente yo deliraba. En unos minutos eternos fue aumentado el ritmo poco a poco entonces, retorciéndome como un gusano en alcohol, sentí que me acababa y un líquido mescla de pis y secreciones salió de mi cuerpo y le orine toda la mano, con un chorro dorado un quejido provocado por una contracción de todos mis muslos del estómago y quede sumida en temblores espasmódicos e incontrolables, creo que me desvanecí.

Maríamarta, nunca satisfecha los incentivaba y los despreciaba para que ellos no decayeran en acabadas y nuevas penetraciones, pero había quedado como tocada en su centro nervioso, temblaba y lloriqueaba y decía cosas incoherentes entre temblores y alaridos.

MM. Entre en un sopor, solo obedecía sus órdenes y deseos, se entretenían metiéndome la mano por el agujero rosado de mi culo, el esfínter dilatado como una flor en un gemido permanente y callado.

La noche se prolongó hasta la salida del sol, el placer se mantuvo mientras las fuerzas de los participantes se lo permitían.

Silvina. Pregunte quien me acaba en las tetas, mientras la leche de mi marido corría por mi cara. Los hombres muertos de tanto cogerla a Martita estaban desparramados por el suelo, solo los dos jóvenes, después de cuatro o cinco acabadas tenían fuerzas para descargarse en mis pechos.

MM Silvina que había dirigido todo se había tomado la leche de su marido y ordenaba a los hombres que acabaran sobre sus tetas. ? Quiero leche en mis tetas ? les dijo imperativamente con una sonrisa maliciosa.

MM. Vi como los mozos, acababan en su pecho con la leche que solo pueden tener los jóvenes a los que esa edad les sobra en pajas y calenturas.

MM. Se acercó a mí con una sonrisa y me ordeno con una cachetada. - límpiala puta -, yo perrita y esclava, limpie obediente sus tetas con mi lengua sorbiendo todo los líquidos y proteínas de sus pechos los restos de leche de su marido y los mozuelos. Después de rodillas como en trance libando a cada uno de los hombres, en especial al viejito y me dispuse a limpiar sus penes con mi boca.

Despues Silvina me limpio la concha y el culo de los restos de semen de los machos y yo limpie a su marido. Los tres nos besamos muertos de esa noche de locura.

Nos despedimos los tres hasta la próxima orgia. Los hombres exhausto tirados por el suelo descansaban tratado de reponer las fuerzas que leas habíamos sacado.

MM. Le di un beso a la señora y su marido, busque mis prendas, sobraba con el saco para hacer 50 metros al hotel, sucia, el pelo revuelto, y doloridas me fui rota pero meneando mis caderas.

MM. Ducha, toda dolorida mi culito coñetemente dilatado todavía chorreaba restos de leche y sangre. Mi vagina en vez de estar dilatada como una flor quedaba completamente cerrada de lo hinchado y turgente que estaba, me ardía y me dolía, pero me sentía plena.

Después de higienizarse Martita se acostó, pero no podía conciliar el sueño, pensando en el placer recién recibido, sintiendo la berenjena en su interior no pudiendo entender como la había soportado con deleite.

A la mañana con la memoria fresca después del desayuno pensaba en compartir la historia con sus amigos de Hamster.
FIN
Un beso grande a María Marta a sus amigos que tanto la quieren. Amigos Gracias por el fuego. Martita.

Comentarios para Perú chicas bonitas

AcompaÑante masculino para damas,uriel. Ayacucho - Buenos Aires - Argentina
HOLA CUMPLO TUS FANTASIAS,SERVICIO DE ACOMPAÑANTE VIP PARA SEÑORAS,SERVICIO DE STRIPP,TRIOS CON TU PAREJA POR UNO O VARIOS DIAS,EXELENTE FISICO,LENGUAJE PROTOCOLAR,BUEN NIVEL,MUY BUENOS MOMENTOS,CON MASAJES INCLUIDOS.
Solo mujer buen nivel Rosario - Santa Fe - Argentina
LOREN 29 AÑOS, DISCRECION Y SERIEDAD. CHICAS DE 18 A 44 AÑOS . MASAJES Y RELAX. HOTELES Y DOMICILIOS 11 A 15 HRS. SOLO CONTACTARME UN DIA ANTES POR MAIL. PARA HABLAR Y COORDINAR. ( lorenpublic@hotmail.com)
Pago bien x chupar una verga bien grues san miguel San Miguel - Buenos Aires - Argentina
soy pablo de san miguel bs as 26a PAGO BIEN por CHUPAR una verga BIEN BIEN gruesa ,cabezona y lechera para q me acabe en la cara si sos maduro mucho mejor sin mentiras porfavor solo pido q la tengas BIEN gruesa es solo para chuparla cojer no me va 1521789743 llamen no contesto msj ni numeros restringidos sin mentiras ni bueltas
Busco hombre para marido y que me cuide Colonia Elisa - Chaco - Argentina
Hola me nombre es Macarena. Tengo 19 años vivo en Colonia Elisa Chaco. Busco un hombre que quiera ser mi marido y que me cuide, soy morochita, linda cola. Por ahora estoy sin Celu. En la foto soy la que tiene el top color rosa. Mi mail es makazacarias@hotmail.com Espero tu mje.
Una rica y sabrosa tarde Avellaneda - Buenos Aires - Argentina
Hola cariño te voy a ser muy sincera, en paginas como esta hay muchos patos, muchos morbosos. soy modelo webcam en una pagina web quisiera pasar una buena tarde y noche el dia de hoy ayer sali con mis amigas, y si tienes tarjeta de credito para pagar mi showcam agregame no busco hombres miedosos espero que sean directos y arriesgados para pasar un buen rato quisiera que alguien pudiese calmar mis ancias.. si te interesa esto agregame al skype... alexa90love@hotmail.com
Busco chicas,casadas,viudas,juntadas de 22-50 años con o sin exp. zona san miguel San Miguel - Buenos Aires - Argentina
Busco Sras. de 22 a 50 años con o sin experiencia, para trabajar de ACOMPAÑANTE, escort. No importa si tenes o no experiencia en el tema. Imprescindible mandar foto cuerpo entero en ropa interior o de playa. ZONA DE TRABAJO SAN MIGUEL. No es departamento privado. NO TRABAJAS EN LA CALLE!!! Remuneración más de $250 la hora, trabajada. Solo se exige responsabilidad con el trabajo. El horario es a convenir siempre si o si de día nunca de noche. En común acuerdo decidimos el día y el horario para trabajar. COMUNICATE SI SOLO ESTAS DECIDIDA. Es imprescindible MANDAR FOTOS de cuerpo entero en ropa interior o ropa de playa.(No buscamos modelitos) Zona San Miguel.
Zoe completita de 23 dulces añitos. en san miguel. San Miguel - Buenos Aires - Argentina
Soy una chica de 23 años muy tierna, cariñosa y fina me gusta probar cosas nuevas con personas que piensan como yo!! Veni te espero para pasar un momento inolvidable los dos, oh los tres !!! jajaja si atiendo parejas. Mi servicio es completo, chupetín sin !!! Onda novios, besos húmedos y profundos. Solamente, los Viernes de 12 a 19 hs y los Sábados de 10 y 30 a 18 HS Atención hombres, mujeres y parejas absoluta seriedad y discreción. Solo encuentros en hoteles.. de la zona de San Miguel. Eso quiere decir que NO hago DOMICILIOS !!!! Mi celu, es 11-2267-9554 para poder comunicarte, solamente los viernes de 12 a 19 hs y los sábados de 10 y 30 a 18 hs. Y son los únicos días que me podes contratar y son los único día que me podes llamar. No respondo mensajes de texto. No respondo NÚMEROS PRIVADOS. NO TENGO WhatsApp !!!! Solo en la zona de San Miguel. Si queres ser mi amigo en Face Book solicitame amistad a: http://facebook.com/zoelovehot
Busco señoras 22-50 años casadas, separadas, viudas, en pareja. para trabajar en san miguel José Clemente Paz - Buenos Aires - Argentina
Busco mujeres para trabajar de profesionales del sexo. No importa tu experiencia. No es necesario que la tengas. Hacemos una entrevista para explicarte el procedimiento a seguir. No buscamos modelos, no buscamos 90-60-90, buscamos mujeres normales, gorditas, delgadas, morochas, no es imprescindible la estética, solo lo normal. Zona de trabajo San Miguel. El horario del trabajo es solo durante el día. Podes probar y ver si te agrada, si no, lo dejas sin problemas. NO SE BUSCA modelos. NO SE BUSCA 90-60-90. NO SE BUSCA a una colorada exuberante. NO SE BUSCA UNA RUBIA O MOROCHA voluptuosa. Comunicate y contame qué edad tenes, de que zona sos y tenes que mandar fotos tuyas, de cuerpo entero. Solo comunicate si estas interesada. Buena remuneración. Ganas más de $250 la hora trabajada. Recorda si te comunicas a través del correo tenes que mandar fotos de cuerpo entero, no mandes fotos tipo carnet. En una entrevista acordamos el horario. Una vez elegidos esos horarios, tenes que respetarlos, porque es un trabajo y como tal se exige compromiso con el mismo.
QUIERO SER PENETRADO POR PRIMERA VEZ PARA SABER QUE SE SIENTE
Lima - Peru ESTOY DECIDIDO DEJARME PENETRAR POR PRIMERA VEZ PARA SABER QUE SE SIENTE MI WHATSAPP 976059558 SOY RICHARD SI ALGUN VARON ...
Carlitos
Juliaca, Puno - PERU Un baboso el que cacha a la hembra, le hace feliz y le manda lisuras, huevonaso de mierda. ...
Alexander
Lima - Peru Hola escríbeme al Whatsapp 933074242 para poder establecer una cita para hacerte sentir en la cama tengo 25 años ...
Andersson
Lima - Peru Ola tengo 22 añito y busco madura para pasarla bien no importa la edad 944267044 ...
Marco
Lambayeque - Peru Hola a todas la chicas de Perú soy un joven que busca una aventura si alguna chica esta interesada de ...
Juan
ilave - peru deseo conocer a mujeres de 18 a 30 años q quieran tener sexo 926531271 ...
perucaliente.net - 2016 Mujeres casadas con webcam buscando hombres para sexo.