Alquilo a mi mujer


Infidelidad Alquilo a mi mujer ?Alquilo a mi mujer. Por horas o días?. Así rezaba el anuncio que mi marido puso en Milanuncios. La decisión de convertirme en un puta aficionada no fue exclusivamente suya, tampoco mía. El caso es que poco a poco, hablando, nos dimos cuenta de lo que nos ponía a los dos imaginar esas situaciones. A mi ser follada por desconocidos y a él imaginarme follando con desconocidos. Nos volvíamos locos con esas ideas en la cabeza y nuestros mejores polvos siempre tuvieron esos deseos de fondo.

El anuncio estaba en la sección de contactos y seguía más o menos así: ?Úsala como quieras y para lo que quieras. Obedecerá. Mándanos tus coordenadas GPS, día, hora y tiempo que la vas a usar, junto a tu DNI escaneado y una breve descripción de lo que quieres. Si te elegimos, no te cobraremos nada, sólo te pediremos un video para nuestro uso privado y podrás hacer realidad tus deseos. Anímate?

Sólo en la primera semana llegaron más de cien peticiones a nuestro mail, la mayoría eran fakes, salidos que no acabaron de decidirse, o jóvenes pajilleros que buscaban formas originales de excitarse un poco. Sin embargo hubo algunos con los que, poco a poco, inicié mi más que ya nutrida carrera de puta aficionada.

La primera salida que hice fue en el mismo Valencia, en el centro, cerca de la Plaza Redonda, una casa vieja, que impresionaba un poco, parecía que a cada paso se fuese a caer. Era un jueves y me habían hablado de tres horas, la descripción de su petición fue tan sólo ?no has probado nada igual?, suficiente para que encendiese mi líbido y el deseo curioso de mi marido. Subí hasta el tercero y llamé a la puerta C. Esperé unos instantes, en los que el corazón me latía con fuerza, más por la tensión que iba acumulando, que por el esfuerzo de subir. Se abrió la puerta. La vida se me vino un poco encima, un tipo gordo, de unos 120 kilos de peso, si no más, 58 ó 60 años, con camiseta de tirantes, el poco pelo que tenía, completamente aceitoso pegado en la cabeza, todo él brillante por el sudor y con un cierto olor más que desagradable como todo desodorante.

?Pasa? me dijo. ?Vaya, eres una mujer muy guapa. No te imaginaba así, te imaginaba fea, sin dientes o gorda como yo?. ?Bueno pues ya ves, soy como me ves?. ?¿Te puedo preguntar por qué una mujer como tú hace esto?? ?Claro, me gusta el sexo, me gusta excitar a los hombres, y disfruto con ello?. ?Buff?, resopló mientras volvía de la cocina con varias cervezas. ?Nos harán falta, ya verás?.

Yo había terminado de montar el ordenador y la cámara de video en un lugar del salón desde el que se cogía todo, le pregunté ?¿vamos a estar aquí??, ?Sí, sí, aquí está bien?. ?Dame la clave del wifi, que lo voy a transmitir por Skype a mi marido?, le dije. ?¿Ah sí? Eso no lo decíais en el anuncio? Aún así me dio la clave y conecté con mi marido. Salió en la cámara, el gordo se asomó y le saludó, ?¡¡hola campeón, tienes una putita deliciosa, menuda suerte!! Te dejo, disfruta. Joder, sí que hay gente rara por el mundo?. Le oí decir en voz queda. Le miré fijamente, con su camiseta de tirantes manchada, su barba de varios días, sus piernas hinchadas por no poder soportar su propio peso, su olor fétido, ¿y los raros éramos nosotros? Madre mía.

Mientras yo me bebí una cerveza y empezaba otra, él ya se había bebido tres y estaba abriendo la cuarta. Hablamos de algunas cosas sin importancia, y a l cabo de un rato, le miré y le pregunté, ?y bueno, ¿qué vas a querer, que te la chupe, sexo anal? Tú dirás? ?Espera, espera, no tengas tanta prisa? dijo mientras se quitaba toda su ropa y se quedaba desnudo delante de mí. ?Esto es lo que hay. No soy demasiado atractivo, ¿no?? La verdad era que no, lo más mínimo, de momento sólo había notado humedecerse mis sobacos, por el calor. Se apoltronó en el sofá, y la figura era grotesca. Aún no había logrado verle la polla, completamente oculta bajo la inmensa barriga. Cómo si me leyese el pensamiento, me dijo mira y levantó un poco su tripa para dejar visible su polla, enana, contraída, como acomplejada por las inmensas masas de carne que la rodeaban.

Sentí una mezcla de asco con lástima, me acerqué y acaricié esos huevos con mi mano, después de masajearlos un rato, cogí el pene con dos dedos y traté de excitarlo. Nada. Me arrodillé delante de él y pasee mi lengua por sus muslos. Incluso me metí el trozo de carne flácida en la boca y jugueteé con mi lengua. Nada. Él suspiraba, no estaba nervioso, ni acomplejado, solo resignado. ?¿Te imaginas lo que es para un hombre tener a una mujer como tú delante de mi queriéndole hacer una mamada y que no se le levante??

Callada me incorporé, me quedé muy cerca de él, mis piernas, desnudas bajo el vestido, tocaban el calor de las suyas. Las cervezas comenzaron a hacer su efecto: ?disculpa, tengo que ir al baño, ¿dónde está??. Sin dejarme casi acabar me dijo: ?no, no por favor, hazlo aquí, así tal y como estás?. ?¿Cómo, cómo dices, que me mee encima??. ?Sí, eso te pido, y para eso has venido hasta aquí?. Por primera vez desde que entré en esa casa noté algo parecido a la excitación, empecé a notar calor en mi entrepierna y mis ganas de hacer pis se hicieron más intensas.

Me puse encima del sofá, tapándole la cabeza bajo mi falda y notando como sus manos acariciaban mis piernas, mientras susurraba, vamos, putita vamos, dame tu pis, dámelo, dámelo. Me dejé llevar y mi meada empezó a salir, primero empapando mis pequeñas braguitas y luego chorreando por mis muslos y cayendo directamente encima de su cara y su boca. Su respiración se hizo más y más intensa, su agitación crecía por instantes mientras mi pis caída en su boca. No lo llegué a saber, pero creo que lo tragaba sin ningún pudor, mientras sus gemidos se iban convirtiendo en grititos de placer. Cuando acabé de mear encima de él estuvo largo rato lamiendo mis muslos y mi coño llenos de pis. Estaba completamente excitado, su polla por primera vez había despertado del letargo y se convertía en un aparato medio digno para el disfrute de una hembra.

Bajé del sofá, llena de mi propio pis y de los lametones del gordo en mi entrepierna. Me quité el vestido, y las bragas y le dije ?A ver cómo me vuelvo a casa, ahora?. ?Es que ahora no vas a volver, recuerda que todavía te faltan dos horas?, me contestó con un tono medio burlesco y medio lujurioso.

Me quedé ahí desnuda, en medio del salón sin saber muy bien qué decir. Me soltó: ?quiero que cagues para mí?. ?¿Cómo, pero qué te has creído gordo asqueroso??, ?ja, ja, ja?, se rió, ?¿yo? No, ¿qué te has creído tú; Úsala para lo que quieras, Obedecerá, decía vuestro anuncio, ¿o no?. Amiguito, no es tan obediente como prometías? dijo directamente a la cámara. ?Anda ven aquí?, me cogió de la mano y me acercó de un tirón hasta él, me tumbó sobre sus piernas, notaba su polla, ahora sí muy dura en mi tripa, sin mediar más palabras abrió mis nalgas y me metió uno de sus dedos por el culo. ?Ummmm, que culo tan bonito tienes? lo sacó y lo chupó, le veía reflejado en la pantalla de la televisión, ?guauuuu que sabor tan deliciososo?. Volvió a metérmelo, más adentro aún, cuando lo sacó me lo enseñó, ?mira que delicia de chupa chups?, su dedo estaba sucio, había restos de mis heces. Lo volvió a chupar con deleite, mientras yo estaba entre desconcertada y excitada por la situación.

No me había dado cuenta, pero estaba preparando un supositorio de glicerina y me dijo, ?no seas niña mala y que tu culito tragón se prepare?, relajé mi esfínter, noté como entraba el supositorio y me daba unos azotes diciendo: ?ahora a esperar un ratito?.

A los cinco minutos tenía unas ganas tremendas de ir al baño. Cuando se lo dije, simplemente respondió cualquier sitio es bueno. Allí en medio de ese comedor desvencijado, me dispuse a cagar delante de un desconocido que se excitaba como un loco por momentos. Toda la situación era terriblemente extraña, pero poco a poco me fue invadiendo una sensación de excitación sutil, como pocas veces había tenido, me entraba hasta el estómago y me encendía por dentro. Sabía que estaba excitada, mis pezones estaban duros como piedras y, ahora, sí, mi coño estaba completamente mojado. Nunca me habría podido imaginar que algo así me pudiese encender tanto.

El gordo se tumbó en el suelo y me hizo ponerme encima de él, un poco agachada. Simplemente dejé que mi naturaleza actuase, noté cómo mi culo se abría y cómo poco a poco iba saliendo mi caca, la vi caer hasta su pecho, mientras el tipo gemía y gritaba a un tiempo. También algún chorro de pis cayó encima de él. No le miré mucho pero con sus manos jugueteaba con mis excrementos mientras gemía y gemía de placer. Cuando acabé, quise incorporarme para coger algo y limpiarme, pero me gritó, ?estate quieta y ponte de rodillas?, noté como su lengua empezó a lamer mi culo manchado. Sus gemidos eran más y más fuertes, yo chorreaba cada vez más, arrodillada, estrenando una situación alucinante en mi vida, y que jamás hubiese ni imaginado, noté cómo me montaba y me penetraba el culo, mis propias heces hacían de lubricante, su polla, ahora sí, había crecido hasta niveles asombrosos y sus manos agarraron con fuerza mis caderas, manchándome completamente de mí misma.

Con una de sus manos comenzó a acariciarme el coño, a la vez que seguía embistiéndome con una potencia inusitada por detrás. Yo estaba alcanzando el clímax, me corrí justo antes de que su polla restallara dentro de mi culo con gran fuerza. En el momento de explotar, la sacó me giró de golpe y terminó de correrse en mi tripa y mis tetas.

Cuando terminó, resoplando como un a****l al que le cuesta respirar, manchado de mí por todas partes, se recostó sobre mi pecho, untando mis tetas de una mezcla de semen y excrementos, con la que empezó a masajearme moviéndose levemente, a la vez que me decía: ?tranquila puerca, el cornudo de tu marido no te va a ver así, ahora te limpiaré bien limpita, te dejaré reluciente, tengo la vejiga a punto de explotar?.

El primer chorro de pis llegó directamente a mi cara.

Comentarios para Perú chicas bonitas

Soy un hombre y busco a una mujer Santa Fe - Santa Fe Barrio: Sur - Argentina
Hola soy un hombre tengo 31 años, mido 1.78, tes color te, ojos marrones oscuros, pelo negro corto y fisico de atletico porque hago deporte, estudios un universitarios soy culto muy educado y tengo trabajo. Y ando buscando una mujer entre 29 y 33 años delgada,soltera,sin hijos, con estudios y trabajo para conocernos y ver si surje algo, si no quedamos como amigos.Ah aclaro no me escriban insultos o tonterias porque yo no molesto a nadie.Si le interesa dejen su messenger asi la agrego y vemos.                                                                                                                                        saludos
Pame, bomboncito de mujer Los Polvorines - Buenos Aires - Argentina
Sensual morocha de pechos exuberantes, naturales, mis medidas, 100 - 62 - 90 Tengo 26 años, de capital. Mis servicios Bucal, vaginal, masajes, besos mimos, todo para crear un clima de relax y dejar de lado la rutina que tanto aburre. Veni a sentir la suavidad y el sabor de mi cuerpo ardiente. Queres saber mas llamame y te cuento, mis aranceles y demas servicios. Besitos fogosos!! Pame
Busco mujer Posadas - Misiones - Argentina
busco mujer..... amistad y algo mas si lo desean¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Hombre bi fachero buscando pareja hombre y mujer La Matanza - Buenos Aires Barrio: Ramos mejia - Argentina
soy bi, cola re parada blanquita, pija copada y calenton, busco pareja discreta y sana con poca experiencia, me gustaria ser penetrado suavemente mientras ella de adelante me besa y franelea o que mire a su marido como me penetra despacio y gozamos.quiero que me hagan sanwich
527855174
527855174 - 527855174 Hello! Our sex shop will help you to recognize yourself from a new, unexplored side and discover the deep world of ...
Luis
guadalajara - mexico Me podrian decir el nombre de esta hermosa chica por favor :) es para una tarea <3 ...
fffffillllo
oaxaca - mexico Ella coge rico incluso chayo también me la rmestube follando y coge rico tiene un culo grande y se mueve ...
Giam pierre
lima - peru hola reyna llamame pa encontrarnos y hacer lo k kieres 993135498 ...
WILMAR
lima - peru ola bb me encantaria salir contigo mas adelante soy norteño. x trabajo estoy aqui en lima.te dejo my face ...
wilmar
lima - peru ola linda te invitaria salir conmigo soy norteño amor. por trabajo estoy aqui en lima 4 años soy maestro melaminero ...
perucaliente.net - 2016 Mujeres casadas con webcam buscando hombres para sexo.